Porque más vale prevenir que curar, háztelo mirar.

lunes, octubre 30, 2006

Las migrañas adolescentes: buen pronóstico

Las jaquecas que se inician en la pubertad tienen una buena evolución a largo plazo, según un estudio publicado en el último número de la revista 'Neurology'. Los ataques remiten en el 38% de los pacientes. "Todas las migrañas mostraron una gran tendencia a remitir, mientras que sólo las migrañas con aura [ataques acompañados de síntomas visuales, como destellos] persistían con el mismo diagnóstico a lo largo de 10 años", comentan los autores del estudio, procedentes del Centro de Cefaleas de Adultos de la Universidad de Palermo (Italia). "Son grandes noticias para los niños y adolescentes que tienen migrañas", dice Rosolino Camarda, neurólogo de este centro. "La mayoría de ellos no tendrá que lidiar con estas cefaleas cuando sea mayor", agrega.
Aunque ya se pensaba que este tipo de cefaleas (un dolor pulsátil, normalmente en un solo lado de la cabeza y desencadenado por ciertos factores, como alimentos o cambios hormonales) tienen una buena evolución cuando aparecen durante la pubertad, lo cierto es que no se han hecho muchos estudios al respecto. Además, la mayoría de las investigaciones se basaban en pacientes tratados en clínicas de cefaleas, así que los científicos italianos decidieron realizar un estudio en la población general. Para ello entrevistaron a todos los escolares de entre 11 y 14 años de la localidad de Monreale, de entre los que se diagnosticaron 80 migrañosos. Diez años después, revisaron los datos de 55 de estos pacientes. El 38% había dejado de sufrir las cefaleas y otro 20% tan sólo padecía dolores de cabeza tensionales de vez en cuando. Las migrañas con peor pronóstico eran las que tenían antecedentes familiares de la enfermedad y las que se acompañaban de síntomas visuales. El 32% de los migrañosos con aura seguía teniendo el mismo diagnóstico una década después, al contrario de lo que sucedía con otras cefaleas. Asimismo, los que tenían parientes cercanos con jaquecas presentaban siete veces más posibilidades de que los ataques persistiesen al final del seguimiento. Aunque las participantes chicas presentaban más tendencia a sufrir migrañas persistentes que los varones, el sexo femenino no era un factor predictivo de mal pronóstico, al contrario de lo que se ha visto en otros estudios. Los autores no descartan que esto se deba al escaso número de participantes y piden que se hagan más estudios sobre el tema en un mayor grupo de adolescentes.



0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Inicio