Porque más vale prevenir que curar, háztelo mirar.

lunes, marzo 12, 2007

Salvia

¿Cómo puede un hombre morir si crece salvia en su jardín?, dice un proverbio anglosajón. Los antiguos griegos reverenciaban a la salvia, figura entre las 400 especies enumeradas por Hipócrates y estaba dedicada a su máxima deidad, Zeus. Los romanos la llamaron "herba sacra" y trasladaron su dedicatoria al sucesor de Zeus, o sea a su Júpiter. Aún hoy en la moderna Atenas el té de salvia sigue sirviéndose como bebida en los establecimientos de hostelería.
La salvia (salvia officinalis) ha sido considerada desde la antiguedad una de las hierbas más importantes por sus aplicaciones culinarias y medicinales. Remedio básico con múltiples propiedades, su hoja es rica en flabonoides y en aceite esencial, de aromática fragancia. Aumenta la secrección biliar, es antiespasmódica y relajante de los músculos del estómago e intestino. Antiséptica. También resulta eficaz en trastornos digestivos (vientre hinchado y digestiones lentas).
La presencia de fitoestrógenos le hace resultar una planta muy conveniente para las mujeres: regula la menstruación, mejora sus molestias y atenua sensiblemente los trastornos de la menopausia (sofocos, traspiración y sudores nocturnos).
Contraindicaciones: durante el embarazo y epilépticos.
Como tomarla: en decoción (en agua fría, ponerla al fuego y dejar hervir durante un minuto y reposar luego durante diez), colada y endulzada con miel. Un par de tazas al día, mañana y noche. Es conveniente descansar de las tomas cada dos semanas, aproximadamente.
Mezcla aconsejada. En la misma proporción: hoja de salvia, ortiga, grama, hierbabuena e hinojo. Una cucharada de mezcla por tazón.
Es una planta facil de cultivar en jardines o macetas. Se puede plantar con semillas o utilizando esquejes. Recolección: en mayo puesto que es el momento en que el contenido de aceite en las hojas es el óptimo.



0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Inicio