Porque más vale prevenir que curar, háztelo mirar.

miércoles, noviembre 22, 2006

Cáncer de vejiga y el tabaco

Aunque tal vez menos conocido que el de pulmón, el cáncer de vejiga es otro de los tumores que se ha relacionado directamente con el consumo de tabaco. Un estudio europeo ha demostrado que la exposición al humo de los cigarrillos durante la infancia y adolescencia puede tener efectos más perjudiciales que los que estas sustancias provocan en la edad adulta.
Los miembros del grupo Europeo de Investigación Prospectiva sobre Nutrición y Cáncer (EPIC, según sus siglas en inglés), han analizado los datos de casi 430.000 ciudadanos con edades entre los 25 y los 70 años procedentes de Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Reino Unido, Holanda, Noruega, Suecia y España. De todos ellos, 633 desarrollaron un tumor vesical en los seis años que ha durado el seguimiento.
Su análisis de los hábitos tabáquicos y de su exposición pasiva al humo del tabaco han demostrado que quienes comenzaron a fumar antes de los 15 años tenían un riesgo tres veces superior de desarrollar este cáncer en su edad adulta. Los sujetos que empezaron su hábito entre los 15 y los 19 años tenían un riesgo 1,5 veces superior a los no fumadores.
Como explican los autores en las páginas de la revista 'International Journal of Cancer', si antes se atribuía este riesgo al mayor número de años consumiendo los productos tóxicos del tabaco, cada vez existen más argumentos para pensar que la sensibilidad a estos carcinógenos es más elevada en los primeros años de nuestra vida.
El trabajo destaca también que quienes fueron fumadores pasivos en su infancia mostraban hasta un 40% más de riesgo de tener cáncer de vejiga en la edad adulta que quienes no estuvieron expuestos a estas sustancias. Sin embargo, no se observa mayor riesgo entre quienes eran fumadores pasivos en su edad adulta. "Esto viene a sumarse al creciente cuerpo de evidencias que señala que niños y adolescentes pueden ser más vulnerables a los daños del tabaco que los adultos", indican los investigadores, encabezados por Bine Kjoller, miembro de la Sociedad Danesa del Cáncer. Este dato requiere, a su juicio, "nuevas investigaciones para ratificar que los niños son más sensibles a la acción de los productos tóxicos del tabaco".
El cáncer de vejiga es el cuarto tipo de cáncer más frecuente en los varones de países occidentales. Hasta ahora ya se ha demostrado que el riesgo es entre dos y cuatro veces superior en fumadores y ex fumadores que en quienes nunca han probado un pitillo. Todas las variables consideradas hasta ahora, intensidad del consumo, el número de años que ha durado el hábito, edad de inicio del consumo... han demostrado un aumento del riesgo cuando han sido estudiadas independientemente.



1 Comentarios:

Anonymous cigarette alternative dijo...

El tabaco contiene muchas sustancias cancerígenas y nocivas para la salud y es el responsable en el desarrollo del cáncer, creo que ya no nos debe sorprender sus consecuencias. Está demostrado que el humo del cigarro es un factor de riesgo en el desarrollo de la enfermedad del cáncer, el asma y el enfisema pulmonar. Es mejor que pensemos en dejar este vicio mortal que nos puede causar la muerte, busquemos alternativas para dejar de fumar como los parches antitabaco, los chicles y los cigarrillos electrónicos que son muy efectivos.

5:02 p. m.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Inicio