Porque más vale prevenir que curar, háztelo mirar.

miércoles, febrero 20, 2008

Una buena siesta, mejora nuestra memoria

Un estudio reciente así lo revela: dormir al menos 45 minutos ayudaría al cerebro a procesar información destinada a la memoria. Así, según el doctor Matthew Tucker, "una siesta mejora el rendimiento de varias tareas, en especial en las personas que aprendieron algo muy bien antes de dormir". "En cambio, una siesta no tiene el mismo efecto reforzador en las personas que aprendieron algo sin mucho interés antes de dormir", agrega el propio Tucker, de Beth Israel Deaconess Medical Center, en Boston, Massachusetts.
Su equipo estudió cómo una siesta de 45 minutos influía en la memorización de información fáctica y espacial. El estudio se realizó sobre 11 varones y 22 mujeres, todos estudiantes universitarios. Los estudiantes, que no habían consumido cafeína, alcohol ni medicamentos, tenían alrededor de 23 años cuando concurrieron al laboratorio del sueño en la University of New York, para el estudio.
Según el artículo publicado en la revista 'Sleep', los participantes hicieron tres tareas de memorización: en una debían relacionar 60 pares de palabras, como árbol-nariz; en otro tenían que desplazarse por un laberinto en la pantalla de una computadora y en el último, debían copiar una figura compleja en 5 minutos. Después, los investigadores colocaron a los estudiantes al azar en distintas cámaras de sueño individuales, donde 16 debían dormir y 17 debían descansar, pero sin dormir. A los 10 minutos, el grupo que no tenía que dormir pasó a otra habitación para mirar televisión, mientras el resto dormía una siesta de 45 minutos. A las dos horas, y una vez que todos los participantes habían visto la misma película, el equipo les pidió que recordaran los pares de palabras y, además, les midió la velocidad y la precisión en el laberinto y la capacidad de volver a dibujar de memoria la figura compleja. Entre los estudiantes con un alto rendimiento en las pruebas iniciales, los que habían dormido obtuvieron mejores resultados al volver a realizar las tres pruebas que los que habían permanecido despiertos. En cambio, escriben los autores, la siesta no mejoró la memoria en aquellos con un rendimiento inicialmente bajo.
Los resultados, señala Tucker, "sugieren claramente que dormir, incluso una siesta corta" ayuda al cerebro a procesar selectivamente la información bien aprendida. El próximo paso lógico, añade el autor, sería analizar los factores que mejoran el aprendizaje y cómo esos factores están asociados con el aumento de la memoria durante el sueño.



1 Comentarios:

Anonymous Dr. Entendible dijo...

Muy interesante este estudio en el que siestas cortas fortalezcan la memoria, debido que hasta ahora se ha mantenido siempre que la etapa del sueño que tiene que ver con la consolidación de la memoria es el sueño REM, la mayoría del cual ocurre en las últimas 4 horas de un sueño de 8 horas. Muy interesante.

8:45 p. m.

 

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Inicio