Porque más vale prevenir que curar, háztelo mirar.

sábado, febrero 09, 2013

Irritabilidad: Qué es, signos, tratamiento y cuidados

Nadie está tranquilo y de buen humor todo el tiempo. Es perfectamente normal sentirse irritable cuando uno está cansado o frustrado. Casi todas las condiciones médicas que causan algún tipo de malestar y casi todos los trastornos mentales, producen irritabilidad; es una de las consecuencias de estar enfermo. No obstante, existen enfermedades en las que la irritabilidad no es una consecuencia sino una característica.
La irritabilidad se trata de un proceso que caracteriza a las personas que lo padecen por una hipersensibilidad a los estímulos externos. La respuesta a un estímulo suele ser exagerada o desproporcionada. Las principales causas son: alcoholismo, reacciones alérgicas, enfermedad de Alzheimer, anemia, alto consumo de cafeína, cólicos, efectos secundarios a los medicamentos, menopausia, síndrome premenstrual.
La característica de este proceso como indica su propio nombre es la irritabilidad caracterizado por hipersensibilidad frente a los estímulos externos, malas contestaciones, malos gestos, agresividad.
Será conveniente consultar a su médico siempre que el proceso se repita de forma asidua o se asocie con algún proceso. El médico realizará una historia clínica y las pruebas necesarias para descartar su asociación con alguna condición patológica. El tratamiento recomendado se hará en función de los hallazgos encontrados. Este puede comprender: Tratamiento médico para una condición patológica, si la causa de la irritabilidad radica en la presencia de una enfermedad. Psicoterapia, si la causa es psicológica. Cambio de hábitos, si la causa es conductual.
Cuando enfrente un cuadro de irritabilidad tenga presente los siguientes consejos: Los episodios temporales de irritabilidad pueden indicar que vive un período de estrés excesivo o demasiado agotado y no descansa lo suficiente. Reduzca la cantidad de cafeína o suprímala totalmente para aliviar la irritabilidad y el nerviosismo. El ejercicio regular y las horas de sueño adecuados pueden ayudar en mucho a disminuir la irritabilidad. Si usted se vuelve irritable durante el período premenstrual asegúrese de evitar confrontaciones y encuentros que puedan irritarla. La relajación, el masaje, un baño caliente o el ejercicio, son remedios que pueden ser de ayuda.



0 Comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Inicio